Tag Archives: discapacidad y cine

“Yo soy uno más. Notas a contratiempo”

13 Feb

 

Documental basado en el libro “Educación, handicap e inclusión. Una lucha familiar contra una escuela excluyente”. Por Ignacio Calderón y Sabina Habegger.

CINESIN

Rafael Calderón es una persona. Una persona más, a pesar de que nos empeñemos en resaltar que tiene síndrome de Down. Para él, eso es un mote, un apodo, una etiqueta.

“Yo soy uno más. Notas a contratiempo” es un documental etnográfico que cuenta la experiencia vivida por Rafael para conseguir ser uno más en la escuela. Una escuela que segrega a las personas con discapacidad, que condena las diferencias y que mediante estrategias ocultas no permite que progresen. Una escuela que certifica su fracaso escolar.

Rafael y su familia se enfrentaron a esa escuela excluyente, y resistieron sus veredictos. Pensaron que los tests y las calificaciones no son neutrales ni incuestionables. Y cuando en la Educación Secundaria Obligatoria tuvieron que oír comentarios como que ya no podía aprender más, no se conformaron. Actuaron convencidos de que el problema no estaba en Rafael, sino en las relaciones educativas. Finalmente encontró en la música el espacio para demostrarlo.

Pero para lograr ser uno más, tuvo que ser el primero. Rafael finalizó la ESO, el Bachillerato y los diez cursos de los Grados Elemental y Profesional de Música. Obtuvo por ello la Medalla de Oro al Mérito en la Educación en Andalucía, la Mención a las Artes de la Fundación Universia y el Premio del Día Mundial Síndrome de Down. Sin embargo, todo eso no es destacable para él. Lo importante es que pudo crear un sueño y dedicarse en cuerpo y alma a construirlo. Su experiencia es un argumento vivo que, cuestionando las prácticas escolares, nos invita a rebelarnos y a transformar la escuela para que sea realmente inclusiva.

Reseña bibliográfica:

Calderón, I. y Habegger, S. (2012): Educación, hándicap e inclusión. Una lucha familiar contra una escuela excluyente. Octaedro Andalucía, Granada.

Anuncios

Feaps Madrid y Fundación Mapfre estrenan esta tarde el documental ‘Cruce de Caminos’, sobre ocio inclusivo

11 Feb

MADRID, 11 (SERVIMEDIA)

La Federación de Organizaciones a Favor de Personas con Discapacidad Intelectual de Madrid (Feaps Madrid) y Fundación Mapfre estrenarán esta tarde, a las 18.00 horas, ‘Cruce de Caminos’, un documental sobre la experiencia de las acciones de ocio inclusivo puestas en marcha por las dos organizaciones.

Según informaron las dos entidades, el trabajo traslada a la pantalla los resultados del proyecto que ambas desarrollan desde 2010, con el objetivo de incluir a las personas con discapacidad intelectual en la oferta de ocio normalizada.

Y para lograr esta inclusión en el ocio normalizado, Feaps Madrid y Fundación Mapfre han impulsado una red de enclaves que facilitan los apoyos que necesita cada ciudadano con discapacidad intelectual que ha decidido disfrutar de una actividad en su tiempo libre.

‘Cruce de Caminos’ permite conocer once historias de personas con discapacidad intelectual incluidas en la actividad de centros deportivos, culturales y de voluntariado repartidos por toda la Comunidad de Madrid.

Además, el audiovisual cuenta con la intervención de los responsables de estas actividades y de compañeros de las personas con discapacidad intelectual que comparten el ocio con ellas.crucedecaminos_actualizado_0

La Fundación Sanitas presenta el documental ‘”Como uno más”’ sobre deporte inclusivo

21 May

MADRID, 21 (SERVIMEDIA) – Ecodiario

La Fundación Sanitas estrenará esta tarde en los Teatros del Canal, en Madrid, el documental “Como uno más” sobre deporte inclusivo, dirigido por la vicepresidenta de la Academia de Cine, Judith Colell.

Según los organizadores, el acto, previsto para las 19.00 horas, contará con la presencia de Iñaki Ereño, consejero delegado de Sanitas y presidente de la Fundación Sanitas, así como de la directora del documental y de los niños y familiares protagonistas del corto.

La Fundación Sanitas ha contado con la experiencia de la directora y realizadora Judith Colell para transmitir el valor integrador del deporte inclusivo a través de un documental. El objetivo de la Fundación Sanitas es concienciar a la sociedad de los valores que aporta la práctica conjunta de deporte entre niños y niñas con y sin discapacidad.

‘Como uno más’ narra la historia de Marco, Blanca y Pincho, tres niños con discapacidad a los que el deporte les ha marcado sus vidas y cómo la posibilidad de la práctica conjunta con otras personas sin discapacidad les ha beneficiado, ayudándoles en su desarrollo físico y emocional.

El documental forma parte de las actividades promovidas por la Alianza Estratégica por el Deporte Inclusivo 2010-2015, puesta en marcha desde la Fundación Sanitas y el Centro de Estudios sobre Deporte Inclusivo y que cuenta entre sus promotores con el Consejo Superior de Deportes, el Ayuntamiento de Madrid, la Fundación ONCE, la Fundación Real Madrid, Telemadrid, el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi), Liberty Seguros y Fundación SM.

Ver noticia

Ver video – Como uno más

“Mientras mayor es la lucha, más glorioso es el triunfo”.

19 Mar

Uno de los fines por los que comencé a escribir en Discapacine fue porque además de ser mi proyecto final de carrera hace ya unos años, me parecía una temática bastante olvidada en general, y más aún en cuanto al cine se refiere. Hay infinidad de obras de arte cinematográficas que tratan la discapacidad desde los inicios del cine hasta hoy, y la evolución que hemos visto en la gran pantalla es un reflejo de la propia trayectoria que la sociedad ha vivido. Por esto, y otras muchas razones más, creo que todos los temas que toquen la discapacidad merecen tener cierta cabida, puesto que aún queda mucho camino por recorrer, para llegar al menos a la más sencilla pero tan dificil normalización.

Dicho esto, no me queda más que darles paso un artículo publicado recientemente en “El cine de aquí”. Se trata de un portal sobre cine español creado por dos periodistas, Moisés Martínez y Carlos Carpallo. En sus artículos, pretenden dar a conocer a los lectores los aspectos del cine más “olvidados” en la prensa generalista. De ahí, su artículo del pasado 13 de Marzo, que no solo me ha despertado un gran interés, sino también agradecimiento.

Sobre la discapacidad en el cine:

“Mientras mayor es la lucha, más glorioso es el triunfo”

Moisés Martínez Jover

Las discapacidades de los seres humanos siempre han estado presentes en las pantallas de los cines. A finales de 1800, la temática de la discapacidad ya era la protagonista de muchas películas estadounidenses. La problemática social que reinaba en EEUU, la mendicidad, era el tema de las primeras películas sobre la discapacidad. “Muchos de los mendigos que trataban de ganarse la vida en la calle, utilizaban la discapacidad como disfraz para recibir mayores ayudas. Así, surgió la primera película en agosto de 1898, que marcaría el nacimiento del cine sobre discapacidad: ‘Fake Beggar’ (Falso Mendigo). Su director, Thomas Edison, presentó en tan solo cincuenta segundos de duración una de las tendencias más reprochables en el cine sobre discapacidad, el humor y las falsas discapacidades”, señala Lucía González Fernández, licenciada en Comunicación Audiovisual y directora de la web ‘Discapacine’.

De forma mayoritaria, la discapacidad ha sido representada por actores o actrices sin discapacidad y que gracias a su interpretación le daban sentido y vida a tramas y guiones enlazados en la lucha por la vida. “Tradicionalmente la discapacidad ha sido representada por actores sin discapacidad ya que la industria cinematográfica ha recurrido a grandes estrellas como reclamo. Son ejemplos emblemáticos los de Dustin Hoffman encarnando a Raymond, un autista en ‘Rain man’ (1988), Tom Hanks en ‘Forrest Gump’ (1994), Sigourney Weaver interpretando a una madre autista en ‘Snow Cake’ (2006)”, indica María Inés Monjas Casares profesora de Psicología en la Universidad de Valladolid. Los protagonistas de estas películas son profesionales reconocidos en todo el mundo y sus actuaciones son de reconocimiento universal. “Interpretar a personas con discapacidad puede constituir un peldaño importante en tu carrera profesional, con estatuillas y globos en el horizonte”, indica el profesor chileno Bartolomé Yankovic.

A principios del siglo XXI, el cine español empezó a incorporar en sus películas a actores con discapacidad “no solo para presentarnos su problemática particular sino sus dotes interpretativas”, afirma José María Olayo Martínez, catedrático en Educación Secundaria y con más de 35 años de experiencia en el ámbito educativo de la discapacidad. Pilar Andrés en ‘Las palabras de Vero’, Pablo Pineda en ‘Yo, también’, Guillem Jiménez en ‘León y Olvido’, Natalia Abascal en ‘Vida y color’, actores y actrices con síndrome de Down, y Juan Manuel Montila ‘El Langui’, actor con parálisis cerebral, en ‘El truco del manco’, “son conocidos y reconocidos representantes de la nueva tendencia en el cine actual de incluir en su reparto actoral a actores y actrices con discapacidad, capaces todos ellos de realizar un trabajo más que digno en este difícil mundo de la representación cinematográfica”, comenta Olayo Martínez.

En la vida real, según la profesora de la Universidad de Valladolid, María Inés Monjas Casares, las personas con discapacidad y sus familias luchan para el logro de mayor relevancia social, tratando de conseguir su normalización y visibilidad en la sociedad, la plena integración, la inclusión, la igualdad de oportunidades y la participación activa en los aspectos educativos, sociales y de ocio. “El cine español está reflejando claramente algunos de estas cuestiones. En las películas de la última década se tratan temas educativos, familiares interpersonales y afectivo-sexuales. Podemos felicitarnos de que, a través del cine, se están planteando y debatiendo algunos temas controvertidos como la sexualidad de las personas con discapacidad intelectual o la eutanasia activa. En estas películas se suscitan en el espectador diversos sentimientos y se invita a autorreflexionar y a posicionarse respecto a los temas que constituyen la trama argumental”, añade la profesora.

Dos de los actores españoles de renombre con discapacidad son Pablo Pineda y Juan Manuel Montilla ‘El Langui’. La descripción hecha por José María Olayo sobre este último lo dice todo. “Juan Manuel Montilla Macarrón, alias ‘El Langui’, músico, escritor, cantante, luchador, actor, muy amigo de sus amigos, ‘enrrollao’, vecino de pan bendito, es una persona singular, “un tío que está decidido salir a la calle cada día, y demostrar que puede ser útil en todos los aspectos”, reza una de sus letras cantadas. ‘El Langui’ es transparente y tiene un sentido del humor impresionante, una ironía -ácida a veces-, que le lleva a asegurar que su discapacidad se debe a la ingestión de un “gelocatil adulterado”. Se sirve del hip-hop como canción protesta para llegar a mucha gente, y es del Atlético de Madrid porque “los que somos rebeldes y algo revolucionarios tenemos que ser del Atlético, somos la calle”. Sin embargo, mucha gente lo critica por su forma de ser y de afrontar los problemas. “Me extraña que quede gente capaz de criticarle. Cada uno hace su lucha a su manera y la suya no ha sido menos ejemplar”, aclara Lucía González.

Con respecto a Pablo Pineda, los elogios hacia este joven con síndrome de Down tampoco se quedan cortos. “Pablo tiene un nivel intelectual normal y ha estudiado Magisterio. Es el primer europeo con síndrome de Down que logra estudios universitarios. Al ponerse en la piel de Dani, (Yo, también), está haciendo de sí mismo; está representando su historia personal, lo cual imprime un gran realismo a la película”, asegura Monjas Casares. “Es joven y atrevido, maestro, actor, vitalista, apasionado, buen conversador, enamoradizo, ingenuo. Si tengo que destacar algo que defina su capacidad humana y su inteligencia sencilla y natural no tengo más que rescatar una frase suya en una entrevista que le hicieron: No entendía nada de cromosomas, pero en un ataque de espontaneidad le pregunté al médico: ¿soy tonto? Era lo único que me preocupaba”. Este es Pablo Pineda en estado puro. Un artista. Lo digo sin ningún sentimiento de paternalismo y sabiéndome admirador y alumno suyo en muchas cosas”, expresó el catedrático Olayo Martínez.

Fuera de nuestras fronteras, se podría decir que existe el mayor ejemplo de superación de un ser humano. Su nombre es Nick Vujicic y es conocido por todos por su papel en el cortometraje ‘El circo de la mariposa’. Vujicic vino al mundo con una malformación congénita denominada amelia triple, ausencia congénita total o parcial de varias extremidades. José María Olayo, como con Pablo Pineda y ‘El Langui’, solo tiene palabras de reconocimiento para Vujicic. “En el cortometraje con el paso de los minutos, se llega a la conclusión de que en la vida cada cual tiene que manejarse con los recursos con los que cuenta. Si estos son tan escasos como en el caso de Nick, uno no tiene más remedio que quitarse el sombrero y admirar la entereza de este joven actor improvisado para la ocasión”. El catedrático recuerda uno de los momentos del corto más repletos de emoción y dulzura: “El director del circo le dice “mientras mayor es la lucha, más glorioso es el triunfo”. Igualmente, la directora de ‘Discapacine’, Lucía González, cree que el cortometraje es increíble tanto desde el punto de vista cinematográfico como antropológico y social. “Si el ejemplo de superación de la película es asombroso más lo es la propia vida del actor. Creo que es de las pocas personas capaces de dejarme sin palabras”.

Leer más

Las primeras temáticas de la Discapacidad en el Cine

27 Feb

Desde los inicios del cine hasta hoy, la discapacidad ha abarcado un amplio abanico temático y conceptual. Como ya se comentó en anteriores artículos, las primeras apariciones se dieron representando a mendigos con lesiones falsas en un cine todavía mudo, con películas como “El mendigo falso” (1898), “El mendigo fraudulento” (1908), “El mendigo mentiroso”(1909), “El falso hombre ciego” (1903), etc. Aunque también en la época del cine sonoro, en su tercera etapa correspondiente a los años sesenta, encontramos alguna concepción en este sentido en películas como “En bandeja de plata”(1966),  o la española “El cochecito” (1960).

    

Otra de las temáticas que utilizó negativamente el concepto de discapacidad en el cine surgió ya entrados en el año 1900. Las personas con discapacidad comienzan a ser representadas de manera real pero con sentido de vulnerabilidad y con el único objetivo de causar pena o incluso rechazo. Las películas más significativas de este concepto son “El hombre de una pierna” (1908), “Historia de una pierna”(1910), “No tira mi pierna”, (1908) “una luz que vino” (1909), entre otras, centradas fundamentalmente en la primera etapa del cine mudo.

Pero también encontramos en el cine sonoro ejemplos de esta situación muy significativos, como “Yo anduve con un zombie” (1943) o ya algo posterior el famoso “Cowboy de medianoche” (1969).

Tampoco los años setenta se ven libres de potenciar estos conceptos de devaluación de la discapacidad donde todavía era imposible encontrar un papel protagonista. Siempre en papeles secundarios y tratados con cierta ambivalencia  encontramos ejemplos como “Buscando al señor Goodbar” (1977), “El flautista” (1972), “Nashville” (1975), “La aventura de Poseidón” (1972), “Tomates verdes fritos” (1991), “Sommersby” (1993), etc.

Como podemos ir viendo, la evolución en el tratamiento del concepto está muy marcada e influenciada por la situación sociopolítica que contextualiza a cada película. Pasamos por discapacidades fingidas, objeto de rechazo y burla, o como veremos en posteriores post, desde personas malvadas y monstruosas, hasta inocentes y bondadosas. Siempre bordeando un sencillo concepto al que se ha de llegar, la normalidad e inclusión, que poco a poco vamos viendo en el cine más actual.

A %d blogueros les gusta esto: