El primer protagonista real de la discapacidad en el cine. El héroe de guerra

19 Ene

Como os comenté en el anterior post, la discapacidad comienza a ser utilizada en el cine a raíz de la problemática de la mendicidad tras la primera guerra mundial. Sin embargo el papel que esta tomaba en las películas del momento era secundario, representándose de forma cómica falsas discapacidades en la piel de mendigos.

El momento en el que la discapacidad comienza a tomar importancia real y a ser un punto común de preocupación social se da con la llegada de los “héroes de guerra“. Especialmente en EEUU reinaba un sentimiento enorme de agradecimiento hacia los integrantes del ejercito americano, de esta manera se pretendía también elogiar y levantar la moral de la sociedad norteamericana  y de los combatientes que tras la guerra regresaban en estados físicos y psicológicos alarmantes.

Los medios de comunicación, en este momento jugaron un papel decisivo y necesario para la recuperación y el apoyo de estas personas. No fue menos la industria del cine, que comenzó a servirse del sentimiento nacional que la guerra había creado a su favor, aumentando la producción de las películas que apoyaban el esfuerzo humano que conllevó la guerra.

No obstante, aunque el gobierno federal al principio mantenía cierta armonía con la industria del cine, a medida que las producciones se iban incrementando, también lo hacían las diferentes perspectivas de las dos instituciones sobre el tema de los soldados discapacitados.

Sin embargo la gran parte de los films de dicha época han propiciado, de una u otra manera, la exclusión de los personajes discapacitados, al presentarles como personas extraordinarias que combaten contra lo insostenible, como individuos agresivos y autodestructivos o sorprendentemente bondadosos y llenos de inocencia. De esta manera, más que propiciar la normalización sobre el tema, se estaba ocultando la verdadera problemática social y convirtiendo al discapacitado en un individuo “invisible” para la sociedad.

Dentro de la división de mendigos y combatientes de la guerra, los cineastas que trataban la discapacidad en épocas del cine mudo hicieron con sus películas que la sociedad viera al discapacitado tal y como ellos lo presentaban. La capacidad de persuasión de los medios de comunicación y el cine a veces era tan fuerte que moldeaba la realidad a su parecer. De esta manera, desde 1898 con “El falso mendigo”, comenzó una continua evolución en el tratamiento de la discapacidad que ha sido crítica para la normalización del concepto y la lucha por la integración, hasta llegar por ejemplo al “Discurso del Rey”

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: